ceopan
Facebook Twitter Youtube
usuario: contraseña:

COCINA.FACILISIMO.COM: ADELGAZAR COMIENDO PAN

NO ESTÁ PRESENTE EN LA MAYORÍA DE LAS DIETAS


Insertamos este artículo publicado en la web cocina.facilisimo.com hace unos días referido al pan en las dietas de adelgazamiento.

No se trata de ningún método milagro, aunque pudiera parecerlo. La nueva dieta reivindica el placer de comer sano, variado y equilibrado, sin privarse de nada. Simplemente consiste en no eliminar de la mesa un alimento que lleva con el hombre desde los comienzos de la civilización y que, injustamente, se ha convertido en un producto despreciado y maltratado. ¿El pan engorda? El doctor Félix Gómez-Guillamón Arrabal, médico especialista en Medicina Interna y experto en Nutrición del USP Hospital de Marbella (Málaga) no sólo lo niega, sino que recomienda comerlo siempre, incluso haciendo régimen.

Y es que lo que era un libro modesto editado por un laboratorio (Adelgace comiendo pan) y pensado para distribuir entre sus pacientes, en poco tiempo se ha convertido en el manual de adelgazamiento más deseado. Una nota de prensa de su Hospital le convirtió en pocos días en un nuevo reclamo mediático, reflejo del interés de una sociedad desquiciada por la delgadez. "Reconozco que el título es comercial, pero yo en realidad no tengo ningún método de adelgazamiento, sólo quiero explicar a la gente que se puede comer pan y, además, adelgazar a la vez". ¿Cómo? Veámoslo.

El glucógeno y la retención de líquidos

Según nos explica el doctor Gómez-Guillamón, el ser humano necesita dos elementos indispensables para vivir: oxígeno y glucosa. Las células, las neuronas, consumen glucosa, "es nuestra gasolina". "La mala fama del pan viene porque es un producto rico en glucosa. Cuando el organismo obtiene glucosa del pan, una parte la consume y la otra, la almacena en el hígado. Por cada gramo de glucógeno que guardamos, retenemos 2 gramos de agua".

"El éxito de las dietas que eliminan los carbohidratos se explica porque cuando no se ingieren hidratos de carbono como el pan, el organismo tira de las reservas de glucógeno del hígado. Y al consumirlo, el agua que retiene la glucosa para su almacenamiento, se elimina. En realidad, no estamos perdiendo grasa, que es lo que genera obesidad, sino el líquido retenido por las reservas de glucosa", señala el experto. Por eso parece que el pan engorda, concluye, porque al retirarlo de la alimentación, perdemos el agua que retiene la glucosa.

Eliminar líquido retenido podría parecer una ventaja, pero no lo es. El doctor Gómez-Guillamón considera que "las dietas bajas en hidratos destruyen músculo porque el organismo, cuando se queda sin glucosa en el hígado, la busca en la masa muscular. En estos regímenes lo único que pierdes es agua y músculo. Y después de mucho tiempo de esfuerzo, ya se elimina la grasa". Sin embargo, existen muchos riesgos hasta llegar a este punto deseable.

Se puede comer pan

El sistema de adelgazamiento de Félix Gómez-Guillamón intenta desterrar un falso mito que constituye la base errónea sobre la que se sustentan muchas dietas. "Coger o perder peso no es sinónimo de adelgazar o engordar. Estar gordo tiene que ver con la cantidad de grasa acumulada que nos sobra. Una mujer, por ejemplo, puede pesar más por estar más hidratada por la menstruación y eso no significa que esté gorda".

Para el experto en Medicina Interna y Nutrición, las famosas dietas milagro se lucran gracias a ello. Efectivamente, las personas pierden peso siguiendo estos espartanos regímenes, pero no grasa, que es de lo que se trata. "Los sistemas de adelgazamiento deficitarios se pagan a la larga. Los que eliminan el pan y los hidratos hacen daño a nuestras neuronas, suprimen la gasolina que necesita nuestro cuerpo".

Como siempre en estos casos, la recomendación es seguir una dieta equilibrada sin que falte ningún elemento. Para ello, en una persona sana, no obesa, "se puede consumir hasta 400 gramos de pan sin que se convierta en grasa", asegura el doctor. "¿Qué es lo que engorda de un bocadillo? La grasa. Del pan con aceite, es el aceite lo que engorda, no el pan".

Cómo conseguirlo

Por supuesto, la idea es comer sólo lo que necesitamos, sin carencias, pero también sin excesos. "Si comes demasiado pan de una tacada, como no gastas, también te engorda", explica el autor de Adelgace comiendo pan. "A mis pacientes que quieren adelgazar les obligo a comer pan, unos 100 gramos, y que los dividan en tantas porciones como comidas hagan al día. En realidad, 100 gramos de pan es muy poco: apenas 210 calorías, que también tienen dos yogures".

La siguiente recomendación es reducir la ingesta de grasa y no de hidratos. "En una dieta equilibrada has de consumir 50% de hidratos, 15% de proteínas y 30% de grasa. En el caso de personas que desean adelgazar, invierto la proporción de grasas y proteínas y les recomiendo consumir carbohidratos complejos: cereales integrales, patatas, pasta, legumbres, frutas... Son muchos estudios los que demuestran que con una dieta rica en hidratos de carbono también puedes perder peso y de un modo más saludable. Eso sí, siempre y cuando se reduzca la ingesta de grasa".

A la pregunta sobre qué tipo de pan es el más adecuado para hacer dieta, el doctor Gómez-Guillamón lo tiene claro: "el pan de nuestros abuelos, molido a la piedra, con todo el salvado de los cereales. Como eso no siempre es posible, es suficiente con pan tradicional de trigo, centeno o avena, pero siempre integral. Hay que tener cuidado con el pan de origen industrial porque suele esconder grasas que no aparecen en el etiquetado, como el caso del pan de molde".

Por último, el ejercicio físico es fundamental para conseguir buenos resultados. "A mis pacientes, siempre les aconsejo completar la dieta con algo de deporte. Si comes y no te mueves, también engordas", concluye.

Su apuesta: las dietas de largo recorrido

El experto insiste: "no he inventado una nueva dieta: propongo una forma de comer sana, sin ánimo de engañar a nadie. Mi secreto es sencillo: recomendar una dieta equilibrada, porque las dietas milagro no te ayudan a adelgazar, están para ganar dinero".

Muchas de ellas abusan del consumo de proteínas, pero los productos que las contienen siempre tienen algo de grasa. "El problema es que suben mucho los niveles de colesterol". El doctor también rechaza los productos dietéticos light: "porque al final, como engordan menos, acabas comiendo el doble de cantidad".

La pérdida de peso y grasa ha de ser lenta y gradual, para que el organismo se adapte. "Lo ideal son 500 y 800 gramos a la semana, 2 kilos al mes. Con los regímenes de adelgazamiento es necesario un seguimiento y tener cierta perspectiva".

Mientras tanto, muchos aguardan impacientes a que se reedite Adelgace comiendo pan, el libro que hizo al doctor Gómez-Guillamón famoso en tiempo récord. "Me gustaría sacarlo en septiembre u octubre, con una tirada mayor para que nadie se quede sin su ejemplar". Hasta  entonces, muchos comen ya tranquilos porque pueden disfrutar de uno de los alimentos más sanos, completos y populares: el pan.

Fuente de texto y fotos: Cocina.facilisimo.com

FacebookdeliciousdiggtechnoratiyahoomeneamefresquiMister Wong
2012-06-11 | Enviar Imprimir Ver en PDF

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúan navegando consideramos que aceptan su uso. Más información X Cerrar