ceopan
Facebook Twitter Youtube
usuario: contraseña:

HERALDO DE ARAGÓN: YA LLEGA A HUESCA EL PAN DE SAN LORENZO

Panes y vinos originales


Artículo extraído del ´Heraldo de Aragón´, edición del pasado 2 de Agosto, escrito por J. L. S. Zaragoza y dedicado al Pan de San Lorenzo.

Las fiestas de Huesca están a la vuelta de la esquina y uno de sus productos más típicos es el pan de San Lorenzo, del que se venden miles de kilos durante los próximos días. Vicente Ascaso ideó en 1969 la creación de este postre inspirado en el arraigo a la tierra.

Ya hace 43 años que salió al mercado por primera vez el pan de San Lorenzo, un postre sencillo y rico, agradable para todos los paladares. Concretamente, nació en 1969, año en que Vicente Ascaso, propietario de Pastelería Ascaso, y Antonio Oliván, maestro pastelero de este establecimiento por aquel entonces, observaron que no existía u postre típico para conmemorar la festividad del patrón de Huesca. Así que se pusieron a trabajar para crear un pan dulce inspirado en el arraigo a la tierra, que consiguió calar entre los consumidores y que a fecha de hoy se ha convertido ya en todo un clásico que no puede faltar en los hogares durante las fiestas de Huesca.

Los ingredientes que utilizaron sus creadores fueron harina, levadura, leche, mantequilla, frutas confitadas, pasas, azúcar, naranja y limón.

Después plantearon a otros pasteleros de la ciudad su elaboración para poder ponerlo a la venta todos juntos, con el objetivo de consolidarlo como parte de las fiestas patronales. Así, en 1970 se comercializaron los primeros panes de San Lorenzo. "Desde entonces, su consumo ha ido aumentando cada año: solo en Ascaso vendemos alrededor de 4.000 kilos de este producto entre los días 1 y 31 de agosto, de los cuales aproximadamente 2.800 corresponden a los siete días de fiestas... ¡algunos días hay hasta filas para comprarlo!", indican desde la pastelería.

Para cualquier momento

Además de ser ya un producto tradicional, es un dulce esponjoso y sencillo que combina muy bien con todos los momentos de las fiestas: desayuno, postre, merienda, para llevarlo a los toros... También destaca su largo periodo de conservación, aunque la gente lo suele preferir recién hecho.

Sus ingredientes son muy básicos, pero su elaboración es compleja: "El proceso de fermentación es largo, ya que se consigue de manera lenta y a baja temperatura, y lograr el punto de amasado es delicado para que salga tan esponjoso.  Tras su cocción, se pinta con gelatina para que se adhiera mejor el azúcar que se espolvorea por encima", explican desde el obrador.

El pan de San Lorenzo se puede encontrar en Pastelería Ascaso en dos tamaños: de 300 y de 500 gramos (cuestan 6,50 y 10,50 euros, respectivamente). Se venden entre el 1 y el 31 de agosto en establecimientos de Huesca (Coso Alto, 9) y de Zaragoza (Arquitecto Yarza, 5, aunque este establecimiento permanecerá cerrado por vacaciones entre el 5 y el 18 de agosto).

En Pastelerías Tolosana ofrecen un pan de San Lorenzo que destaca por su miga tierna y jugosa y de excelente conservación, conseguida tras el largo proceso de fermentación ya explicado.

Con numerosas y variadas especias

Este pan "ofrece una armoniosa combinación de los perfumes de las distintas especias, de la mantequilla fresca y de las frutas confitadas", aseguran en este establecimiento oscense. Para degustarlo, recomiendan cortarlo en finas rebanadas, de manera que se puedan apreciar los aromas del clavo, la canela, la vainilla, el cardamomo, la nuez moscada, el ron y la mantequilla.

Fuente de texto: J. L. S. Zaragoza-Heraldo de Aragón

Foto: Heraldo de Aragón

FacebookdeliciousdiggtechnoratiyahoomeneamefresquiMister Wong
2013-08-08 | Enviar Imprimir Ver en PDF

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúan navegando consideramos que aceptan su uso. Más información X Cerrar