ceopan
Facebook Twitter Youtube
usuario: contraseña:

EDITORIAL TRIMESTRAL DEL PRESIDENTE


Estamos en Semana Santa y es un tiempo que invita a la reflexión. Me gustaría reflexionar con todos vosotros sobre algunos acontecimientos que han transcurrido recientemente en el mundo de la panadería. 

En primer lugar, me gustaría referirme a INTERSICOP y, naturalmente, dar las gracias a IFEMA-FERIA Madrid. Me acuerdo de la primera edición de esta nuevaépoca de INTERSICOP, cuando intentábamos convencer a la organización de la existencia de una nueva panadería, de la necesidad de conectar esta nueva panadería y la antigua con las nuevas técnicas y la imprescindible innovación que dieran respuesta al consumidor responsable que pedía un pan de calidad que respondiera al binomio pan-salud y no pan-precio.

Este acto de fe tuvo una repercusión importante y hemos llegado ya a esta tercera edición, donde CEOPPAN y las asociaciones que la apoyan pudieron demostrar el servicio que han dado y siguen dando para que el panadero ofrezca la calidad que pide el consumidor, a través de la formación profesional. Por eso hemos contado con la presencia de nuestras escuelas de panaderia y del equipo Espigas, comprobando asimismo el interés de las jóvenes promesas mediante su masiva participación en el III Campeonato Nacional de Panadería Artesana.

Usando la famosa frase ”YO TENÍA UN SUEÑO”, os confieso que mi sueño era que cada autonomía tuviera una escuela de formación y, mas aún, que, a ejemplo de lo que existe en Europa, los oficios tuviéramos una Cámara de Oficios. Para los que queráis seguir leyendo, os digo que he visitado con el secretario general varias autonomías para poner en marcha esta idea, con los resultados que ya podéis ver. En una comunidad, un ayuntamiento al que visitamos tres veces nos ofrecía un espacio para hacer una gran escuela y, con gran vergüenza por nuestra parte, nuestros colegas lo acabaron rechazando. Desgraciadamente, vemos que para muchos es más fácil contratar cursos de una escuela extranjera que intentar hacer escuelas españolas. Pero puedo decir con orgullo que la Asociación que presido ha pagado de su bolsillo no una, sino dos escuelas de panadería. No porque seamos especiales, sino porque le hemos echado decisión y voluntad. Pero, hay motivos para la esperanza: HABÍA TRES ESCUELAS DE ASOCIACIONES EN INTERSICOP y existen también otras más, algunas más  pequeñas. Para todas ellas, mi reconocimiento por la labor que hacen con sus asociados.

Continúo con la formación: no hay futuro en una panaderia sin personal formado y en reciclaje continuo, ya que nuestro cliente es el consumidor responsable y no el de ofertas al que no le importa el producto.Y esta formación la pagamos los empresarios y los trabajadores que, si quieren  trabajo en un futuro, sin formación no tendrán ocupación. Por eso exigiremos al gobierno que salga de estas próximas elecciones que nos retorne el dinero de la cuota de formación que ya hemos pagado.

Hablemos ahora de la norma de calidad. Este sector pasó en 24 horas de sector protegido al libertinaje más total. Otros sectores que han pasado este trance de liberalización han tenido ayudas, me permiten que cite a la banca, eléctricas, automóvil, minería, etc., etc. Pues bien, desde el año 1984 en que teníamos una sola clase de pan y pesos controlados, los diferentes gobiernos no han visto la necesidad de redactar una legislación con respecto al pan. ¿Alguien se puede extrañar de la anarquía del sector? CEOPPAN ha visitado a las diferentes administraciones para remediar esta llamemos “anomalía”. Al final y creo que más por los programas de televisión que por lo que pedíamos nosotros ,sale una norma de calidad que, aunque no responde a todas las necesidades del sector en estos momentos, entre nada y algo, me quedo con este algo y con la promesa de intentar cambiarlo, no ya en un futuro sino en un presente cercano. 

Hay un punto en particular que no comparto en nada. El art.10 “Elaboración artesana de pan”, en su apartado “e” dice que “la elaboración se llevará a cabo bajo la dirección de un maestro panadero” (¿quién hace esta figura?) “o asimilado” (debe ser influencia de funcionario) “o artesano con experiencia” (¡¿cuál?!) “o conocimientos demostrables” (¿dónde?). 

La normativa no tendría estas indefiniciones con escuelas de panadería reconocidas en el marco de las CÁMARAS DE OFICIOS, como tienen en Europa. Pero, para lograr hacer realidad todas estas reivindicaciones, es necesario tener organizaciones fuertes alrededor de una cúpula potente como CEOPPAN.Y, sobre todo, una panadería emergente que vaya a las administraciones con una sola voz. CEOPPAN no cierra las puertas a nadie. Juntos podemos. Continuará

FacebookdeliciousdiggtechnoratiyahoomeneamefresquiMister Wong
2019-04-16 | Enviar Imprimir Ver en PDF

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúan navegando consideramos que aceptan su uso. Más información X Cerrar