ceopan
Facebook Twitter Youtube
usuario: contraseña:

REVISTA NEWSPA: "CADA UNO, EN SU LUGAR"

Editorial del Presidente de CEOPAN, Andreu Llargués, en la edición de Enero / Febrero de 2014


El pan engorda, es más saludable comer sin pan, la ingesta de hidratos de carbono debe ser restringida al máximo para controlar la obesidad y alimentarse correctamente... ¿Quién no ha tenido que escuchar en numerosas ocasiones barbaridades de este  tipo? Pero el tiempo y la ciencia terminan poniendo a cada uno en su lugar.

Como ya ocurrió no hace mucho con el aceite de oliva de origen extra, con la carne de cerdo o con el pescado azul, el pan ha sido demonizado, injuriado, rechazado, calificado en exceso de perjudicial, de prescindible.

Bueno, pues ¡ya basta, se acabó! El pan, como dicta la auténtica Dieta Mediterránea, es un alimento sano, nutritivo e imprescindible en cualquier dieta que quiera ser completa y saludable.

Y no sólo eso. Su consumo en cantidades adecuadas (claro, los excesos no son positivos en ningún caso) se ha demostrado que tiene efectos muy beneficiosos para la salud: disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

También (quien se lo iba a decir a algunos) puede favorecer la pérdida de peso si se acompaña su ingesta de un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico. Sí, compañeros, por su capacidad saciante y sus valores nutritivos, la ingesta de pan está recomendada en las dietas de adelgazamiento.

Así que ya es hora de reclamar el auténtico valor del pan, sus cualidades como alimento, sus virtudes para el paladar y la salud, para grandes y pequeños, para adultos y niños.

Y no lo dice Andreu Llargués como panadero, me limito a suscribir lo que profesores y expertos universitarios e investigadores de todo el mundo dan a conocer en estudios que se suceden y refuerzan, y que pueden ser encontrados en todo tipo de prestigiosas publicaciones.

La defensa del pan y de sus valores va ligada a la defensa de una profesión antiquísima, vocacional y apasionante, que nos convierte en productores de un alimento exquisito y fundamental, en ocasiones poco valorado, a pesar de sus indiscutibles virtudes.

Así que defendamos el pan como lo que es, nutritivo y fuente de placer , alimenticio y saludable. Y levantemos bien la cabeza a la hora de manifestar nuestra profesión. A pesar de las dificultades, los dolores de cabeza económicos, las competencias desleales, las dificultades y los esfuerzos, somos panaderos. Y estamos orgullosos de serlo.

Fuente de texto y foto: Newspa

 

FacebookdeliciousdiggtechnoratiyahoomeneamefresquiMister Wong
2014-02-03 | Enviar Imprimir Ver en PDF

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúan navegando consideramos que aceptan su uso. Más información X Cerrar